Doctor Empatía

Doctor Empatía
Ser madre de un niño con autismo no es siempre fácil, pero como si nos faltara un sentido, desarrollamos muchas otras cosas, que de otro modo, sería impensable.
Desarrollamos la observación de manera sublime, con nuestras gafas sabemos comprender que bajo un cabezazo o un manotazo existe una causa. Registramos, estudiamos la forma de evitar todo lo que pueda desencadenar en ese momento.
Hacemos nuestro aquello de prevenir es curar.
Cuando acudimos a una consulta, sabemos sobradamente que somos examinados más que nuestros hijos. Algún osado ha llegado a recetarme un tranquilizante a mí y Hugo salir de rosita de la consulta.
Pero esto, lo transformamos en positivo, porque hemos aprendido a soltar algún rugido sin despeinarnos.
Pero no hay que hablar de lo malo, eso viene solo.
Me gustaría hoy reconocer el trabajo de ese enfermero o esa doctora que lee en nuestros ojos la tensión de una sala de espera, las dificultades de no tener palabras para expresar y la angustia de ser mal interpretados.
El doctor Empatía actúa con tacto y sabe ver un tímpano y no Autismo.
Sabe que somos del pueblo de aquí al lado, y entiende que también sufrimos.
Gracias porque la profesionalidad hay que reconocerla y la buena praxis, también
Hemos salido de una consulta con dolor pero llenos de algo que no suele pasar, normalidad y empatía.
Gracias

Anuncios

Autor: maitegm

Adicta a las personas que me sacan una sonrisa 😜

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s